Mudarse Afuera Del Estado: Lo Que Los Padres de Nueva Jersey Deben Saber

La ley de Nueva Jersey establece que cuando la Corte tiene jurisdicción sobre la custodia y el apoyo de los niños de padres divorciados, separados o que viven separados, los niños no pueden mudarse del estado sin el consentimiento de los niños (si son de edad adecuada) o sin el consentimiento de los dos padres. Si uno de los padres se opone a que los niños se muden de Nueva Jersey, cualquiera de los padres puede presentar una aplicación ante de la Corte para solicitar una orden que permita o prohíba la reubicación. El propósito de la ley es preservar los derechos de los padres que no tienen custodia, así como mantener y desarrollar la relación entre el padre que no tiene custodia y los niños. La Corte ha reconocido que la reubicación de niños del estado puede afectar gravemente los derechos de visita del padre que no tiene la custodia.

Las cortes siguen las normas establecidas en Baures v. Lewis y O’Connor v. O’Connor durante los últimos dieciséis años. Baures, supra, 167 N.J. 91 (2001); O’Connor, supra, 349 N.J. Super. 381 (App. Div. 2002). La decisión de Baures y O’Connor resultó en una prueba de dos puntas. La primera punta hico necesario que la Corte determinar el verdadero acuerdo de custodia física. Podría haber un cierto acuerdo de custodia compartida, o, alternativamente, podría haber un arreglo donde un padre se designa como el padre de residencia primaria (PPR) y el otro padre es designa como el padre de residencia alterna (PAR). La segunda punta requiere que la corte analice la disputa basada en el acuerdo de custodia. En los casos con custodia física compartida, la corte evaluaría lo que será mejor para el niño. En los casos en que existe un arreglo de PPR y PAR, la Corte determinará si el PPR hace la petición de buena fe y si la reubicación haría daño al interés del niño. Este estándar viene de la investigación de ciencias sociales antiguas que pretendía que el interés de un niño estaba atado al bienestar del PPR.

Las cortes adoptaron un nuevo estándar en agosto de 2017 cuando La Corte Suprema de Nueva Jersey decidió el caso de Bisbing v. Bisbing. 2017 N.J. Lexis 830. La Corte reconoció que la ciencia social detrás de la decisión de Baures ya no era universalmente cierta, y como tal, descubrió que independientemente del acuerdo de custodia, las cortes deben decidir las disputas de reubicación al decidir qué es lo mejor para el niño. Esto incluye pero no se limita a losconocimientos de los dos padres, así como los factores estatutarios bajo de N.J.S.A. 9:2-4, que son los siguientes:

* La capacidad de los padres para ponerse de acuerdo, comunicarse y cooperar en materia relacionada con el niño;

* La disposición de los padres a aceptar la custodia y cualquier historial de falta de voluntad para permitir el tiempo de crianza no se basa en el abuso justificado;

* La interacción y relación del niño con sus padres y hermanos;

* La historia de la violencia doméstica, si la hay;

* La seguridad del niño y la seguridad de cualquiera de los padres del abuso físico del otro padre;

* La preferencia del niño cuando tiene suficiente edad y capacidad para razonar a fin de formar una decisión inteligente;

* Las necesidades del niño;

* La estabilidad del ambiente de casa ofrecido;

* La calidad y la continuidad de la educación del niño;

* La aptitud de los padres; la proximidad geográfica de las casas de los padres;

* El alcance y la calidad del tiempo pasado con el niño antes o después de la separación;

* Las responsabilidades laborales de los padres; y

* La edad y el número de niños

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *